Xalapa- 2017-04-0212:50:35- Rosalinda Morales / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

La crisis que ha vivido Veracruz en los últimos años por desfalcos millonarios al erario, se suma la crisis que ha hecho mella a empresarios de cámaras e independientes, que han tenido que bajar cortinas de sus negocios, porque fueron proveedores de gobierno y no les pagaron. Se calcula que al menos 20 por ciento de los negocios de Xalapa y sus municipios vecinos han cerrado, han despedido empleados también reveló, Carlos Salvador Abreu Domínguez, presidente del Semillero Empresarial México.

Es por ello que algunos piden se haga justicia y se inhabilite también a servidores públicos que en el gobierno del prófugo ex gobernador Javier Duarte, sabiendo que no podrían pagarles a empresarios, pidieron insumos, entregaron obras, “a sabiendas de que no pagarían”; si bien ellos solo pidieron el servicio y correspondía a Sefiplan pagarlo y no lo hizo, quienes pidieron debieron notificar la situación real financiera que vivían, pero callaron y metieron en serios problemas al empresariado veracruzano que era proveedor de gobierno y ahora están cerrando o despidiendo empleados por las “enormes deudas que enfrentan”, observó.

Aparte de funcionarios que desviaron recursos en Veracruz, el empresario Carlos Abreu Domínguez sugirió conocer quiénes son los personajes “que a sabiendas de que no les pagarían a proveedores -porque no había dinero- contrataron a empresas locales para construir o desarrollar un servicio, y como consecuencia no les pagaron”. Dijo que se debe señalar con nombre y apellido a estos personajes, que lejos de servir, “se sirvieron”, e hicieron mucho daño.

El gobierno veracruzano está a punto de reestructurar una deuda bancaria de 46 mil millones de pesos, pero hay una deuda promedio con proveedores, que era calculada según dichos del ex gobernador Duarte, en 3 mil millones de pesos, a la llegada del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, se conoció que esa deuda con proveedores, asciende a más de 42 mil millones de pesos, según señaló el diputado Sergio Rodríguez del PRD, al informar sobre lo que les ha expuesto la secretaria de Finanzas, Clementina Guerrero en el Congreso de Veracruz la semana anterior.

Es decir, entre deuda bancaria y proveedores a quiénes se les quedó a deber obras, suman 91 mil millones de pesos. Es por ello que muchas empresas que eran principalmente proveedoras de gobierno, ya no pudieron sostenerse, y empezaron a cerrar.

Se observó este comportamiento en todas las dependencias, “lo estamos viendo, hay muchísima gente afectada”, expuso el presidente de Semillero Empresarial México.

El empresario Abreu Domínguez comentó que estos funcionarios tuvieron mucha responsabilidad porque sabían que no había presupuesto y aun así no lo informaron al proveedor, y no solo eso, sino que pidieron insumos a sabiendas que esa administración no tenía recursos para pagar. “Entonces creo que debieron avisar al proveedor, no surtas, no te embarques, no empieces a construir porque no hay dinero, pero no, no lo hicieron, callaron”, expuso.

Pidió conocer quiénes son los que dañaron a empresas, “que se nombren con nombre y apellido y queden en la lista, que se inhabiliten por lo menos, porque esta gente que estuvo trabajando en el sector gobierno, hizo mucho daño a las empresas a las que les recibió insumos y no les pagó”.

Con nombre y apellido señalen “cuáles son los funcionarios de la pasada administración, que estuvieron en áreas administrativas que a sabiendas de que no había presupuesto contrataron a empresas locales, para obstruir o desarrollar un servicio público y no pagaron”, subrayó.