Un día como hoy, pero de 1986, a las 11 de la mañana el senador Manuel Ramos Gurrión recibió la llamada de Adolfo Lugo Verduzco, presidente nacional del PRI, quien le comunicó que los sectores del PRI se estaban manifestando por la candidatura de Fernando Gutiérrez Barrios para el gobierno de Veracruz, en sucesión de Agustín Acosta Lagunes; le sugería Lugo a Ramos, felicitara al elegido en muestras de “unidad revolucionaria”. En otra llamada Lugo expondría lo mismo al senador Hernández Posadas, también aspirante a la candidatura, los senadores quedaron en el camino porque De la Madrid, dicen que influenciado por Salinas de Gortari, señaló a Don Fernando para suceder a don Agustín.