Sabido es que en Veracruz muchos de quienes cobran como maestros jubilados de tiempo completo en el Instituto de Pensiones del Estado jamás se pararon frente a un grupo de educandos, y que no les salen las cuentas en cuanto a tiempo, pues paralelo al derecho de jubilación que ganaban como “maestros” se desempeñaban en funciones públicas, dentro y fuera del territorio veracruzano. Por allí andan y serán exhibidos ahora que el IVAI obliga al Instituto de Pensiones del Estado a hacer público el nombre de todos aquellos jubilados y pensionados con pensión mensual superior a los 50 mil pesos. Colateralmente, a llegará el agua al cuello es a los consejeros o funcionarios que avalaron esas pensiones porque se desenmascara su simulación como “defensores” del patrimonio de los trabajadores.