Ciudad de México- 2017-04-0914:34:39- Proceso

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación dirigida al comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, sobre el traslado y trato digno de las mujeres privadas de la libertad en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) 16, en Coatlán del Río, Morelos.

En un comunicado el organismo dio a conocer que durante las visitas efectuadas a este centro, personal de la CNDH entrevistó a diversas mujeres internas, quienes refirieron haber sido trasladadas de establecimientos penitenciarios cercanos a su domicilio o del lugar donde se instruía o instruyó su proceso, al Cefereso 16, y otras haber sido ingresadas a este centro sin considerar su lugar de residencia o del juzgado de su causa, situación reflejada en la documentación oficial.

En la recomendación se retomaron quejas en relación al trato recibido en donde, entre otras consideraciones, existe la sustitución del nombre de las personas por un número con el cual se les identifica y se les asigna desde su ingreso, señalando las internas, que así se les “cosifica”, considerando la CNDH la violación al trato digno por esta situación, de conformidad con toda la normatividad nacional y los estándares internacionales, así como con la jurisprudencia existente al respecto.

Indicó que los traslados penitenciarios representan una de las formas más comunes de violación del derecho a la seguridad jurídica de las personas privadas de su libertad, ya que además de obstaculizar el seguimiento de su proceso, generalmente alejan a la persona del lugar más cercano a su domicilio, situación que sólo es permisible bajo las excepciones que la propia Constitución señala, lo que en este caso aconteció.

En ese sentido, el Estado tiene el deber de garantizar que la persona sujeta a prisión tenga la posibilidad real y efectiva de defenderse en el proceso que se sigue en su contra, sobre todo si se toma en cuenta que el derecho penal parte del principio de presunción de inocencia. Por otra parte, tratándose de las sentenciadas, el contacto con su familia y con su núcleo social es fundamental para alcanzar el fin de la pena, que es la reinserción social.

Habiéndose constatado en el Cefereso 16, la utilización regular del número asignado a la persona desde su ingreso al establecimiento penitenciario, para la CNDH no se justifica la pérdida de la identidad que como ser humano tiene a ser identificado con nombre y apellido, que es el atributo que distingue de por vida a toda persona, sin importar la circunstancia por la cual transite, observándose la práctica existente, además de precisar también el autonombrase con su número, violentándose el derecho humano señalado.

http://www.proceso.com.mx/481613/emite-cndh-recomendacion-a-sales-violacion-a-derechos-presas-en-morelos

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO