Este día El Universal publica en su columna Bajo Reserva: “dos priístas se han convertido en la pesadilla del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en San Lázaro, y hoy el mal sueño se puede convertir en realidad. Nos cuentan que el Diputado suplente de Chihuahua, Enrique Tarín, se presenta este jueves al Palacio Legislativo con un amparo bajo el brazo para tratar de tomar protesta como legislador. Esto después de que hace algunas semanas se le negó el fuero por una orden de aprehensión en su contra, como presunto cómplice del ex gobernador César Duarte. En otro expediente, la Sección Instructora deberá decidir si le quita el fuero al ex tesorero de Javier Duarte, el Diputado Tarek Abdalá. En esta ruta, no hay vuelta de hoja, nos dicen, y los diputados del PRI, encabezados por César Camacho, tendrán que decidir si incluyen en la orden del día la protesta de Tarín y si aprueban o rechazan el dictamen contra Tarek. Los diputados de oposición tienen asiento en primera fila para ver el desenlace de la trama Tarín-Tarek. ¿Los priístas tendrán línea del dirigente nacional Enrique Ochoa Reza?”