Entre las muchas propiedades en el abundante patrimonio del ex gobernador tamaulipeco, Tomás Yarrignton, está la Isla Frontón, en territorio veracruzano, en torno a la cual se hicieron obras de infraestructura en tiempos de Fidel Herrera cuando éste presumía de pavimentar la llamada Brecha Huasteca. Desde lejos a todos extrañaba el interés por construir infraestructura en torno de esa Isla, aunque los lugareños sabían el porqué. Y mucho más que debe constar en la llamada “información de inteligencia” cuyo contenido es de incógnita permanente.