El Cairo.- El presidente de Egipto, Abdel Fatah al Sisi, anunció hoy el establecimiento del estado de emergencia en el país, después de los atentados contra dos iglesias en los que murieron al menos 44 personas y más de 100 resultaron heridas.

En un discurso retransmitido en directo por la televisión estatal, Al Sisi detalló que el estado de excepción se extenderá por un periodo de tres meses.

La antiquísima comunidad cristiana copta, que representa un 10% de la población de Egipto, ha sufrido este domingo la mayor matanza en tiempos recientes causada por el yihadismo. Al menos 28 personas han muerto y más de 70 han resultado heridas por la  explosión registrada en la iglesia copta de San Jorge de Tanta, localidad del delta del Nilo situada 120 kilómetros al norte de El Cairo.

El templo se encontraba abarrotado de fieles durante la celebración de la misa del Domingo de Ramos, que marca el inicio de la Semana Santa. Horas después, se ha producido un atentado suicida ante la catedral de San Marcos en Alejandría, que  ha causado al menos 16 muertos y  41 heridos, según el último balance del ministerio egipcio de Sanidad.

El patriarca de la iglesia ortodoxa copta, Tawadros II, que había estado en el templo poco antes, no se vio afectado por el atentado. El Gobierno del presidente Abdelfatá al Sisi decretó por la noche el estado de emergencia durante los próximos tres meses. Ambas explosiones se producen tres semanas antes de la visita de papa Francisco al país norteafricano. El Estado Islámico (ISIS, en sus siglas inglesas) se ha atribuido la autoría de los ataques suicidas.