¿Cómo conciliar complicidades políticas con un auténtico combate a la corrupción? No es de respuesta fácil si quien debe responder es el titular del Poder Ejecutivo Federal, Peña Nieto en este caso; porque es una burla a la inteligencia de los mexicanos la exoneración de culpas a la señora Karime Macías, corresponsable de la rapiña contra Veracruz. Dejarla en libertad es clara muestra de impunidad devenida de inconfesables complicidades, eso es, por lo menos lo que sugiere no proceder contra quien fue coparticipe del atraco a los veracruzanos. Será sin duda una carga histórica para el gobierno encabezado por Peña Nieto pues no hay argumento que valga para semejante desliz jurídico.