Se antoja difícil coincidir con un político cuyo discurso y acciones no empalman con la congruencia; de igual manera es complicado exponer explicación lógica del por qué un partido que presume de “ciudadanizado” postula a quien cambia de partido a la velocidad de un rayo. Eduardo Sánchez Macías es candidato de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Martínez de la Torre porque ni el PRI ni el Verde Ecologista lo escogieron como tal; y quizá también probó suerte con similar resultado en Nueva Alianza, partido del que buscó ser dirigente estatal. Ya en fuga, Javier Duarte es para Sánchez Macías una vergüenza, cuando como diputado local jamás levantó la voz para señalar las tropelías del ahora prófugo. Una de dos; o Sánchez Macías puede ganar la elección municipal o Movimiento Ciudadano lo postula solo para tener candidato en Martínez de la Torre.