Fidel Kuri niega relación de amistad con Javier Duarte de Ochoa, a quien cuando se desempeñaba como gobernador procuraba con asidua frecuencia, aunque no era su amigo, dice. Desde siempre se ha considerado a la amistad como una de las virtudes del hombre, manifestar solidaridad incondicional hacia un prójimo es una de las manifestaciones de la amistad, un concepto profusamente confundido en la relación política pues se le confunde con la simple coincidencia de intereses; de allí que cuando un “amigo” cae en desgracia se le niega y da la espalda. Una de las características más subrayadas del ex presidente Miguel Alemán Valdez era su elevado concepto de la amistad, “amigo de sus amigos”, se le reconocía. Cuando uno de sus cercanos cayó en cárcel se le preguntó si era su amigo y jamás lo negó, “sus problemas con la ley son asuntos que debe aclarar y resolver”, pero es mi amigo. Lo demás corresponde a la burda condición humana.