El estudioso de las ciencias sociales encuentra un rico material informativo en la forma cómo se retroalimenta la clase política mexicana, la veracruzana en particular es rica en casos para ser registrados para su análisis. En el actual proceso electoral municipal veracruzano podemos encontrar que los partidos políticos postulan a familiares de “servidores” públicos en funciones, para muestra un botón: Zoila Caridad García Cristóbal, postulada por el PAN para alcalde de Castillo de Teayo, es esposa del exalcalde Manuel Téllez Gómez; en Coacoatzintla, el PAN candidatea a Guadalupe Cano Castellanos, cuyo esposo, Hernando Sangabriel Landa, fue acusado por desfalco; en Cosautlán, el PAN postula a Alicia Valdivia Vargas, esposa de Everardo Soto Matla, alcalde de Ixhuacán de los Reyes, quien además apoya la candidatura de su hermana para sucederlo en el cargo. Teresa Guillén Trinidad es postulada por el PRD en Jesús Carranza, donde su padre, Gilberto Guillén Serrano, es alcalde; esa tendencia se repite por igual en el PRI y demás partidos que retozan con los dineros del pueblo.