Será en junio próximo cuando sepamos en definitiva en base a los resultados electorales cuál será la perspectiva política de los partidos para encarar el proceso electoral 2018. Por obvias razones a la alianza PAN-PRD, que en Veracruz hace gobierno, se le augura buen pronóstico, a MORENA la percepción pública le favorece; el PRI carga con el desbarajuste duartista y Movimiento Ciudadano tarda mucho en despegar el vuelo. Sin embargo, en política electoral todo es especulación mientras nada se concrete en las urnas, el PRI es el partido de la experiencia y como Ave Fénix sabe resurgir, al menos ya lo hizo en 2012; de Movimiento Ciudadano habrá que esperar si Dante Delgado tiene algún As bajo la manga, de otra manera, como dijera el gallego “sino no”. La moneda está en el aire.