La encuesta es una herramienta valiosa, susceptible de ser implementada en el ámbito político con el mismo éxito que en el mundo de los negocios o de la artisteada; puede hacer las veces de una fotografía del momento en que se levanta o bien servir para una prospectiva en la estrategia a seguir de un determinado candidato a cargo de elección popular. No hay encuestas malas ni buenas, todo es según la aplicación que se les destine; por tal motivo, conocer el porcentaje de aceptación de los candidatos en el Estado de México es irrelevante en cuanto a su influjo en el resultado final, pero sirve de referencia para los signos posteriores: por el momento Alfredo del Mazo lleva un 32 por ciento en las preferencias; mientras que sus opositoras más competitivas, del PAN y Morena van emparejadas con un 26 por ciento. Apenas al segundo día de campaña.