Apenas quince días después que el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, fuera declarado como prófugo de la justicia, se le localizó en los Estados Unidos y se supo que busca obtener la ciudadanía de ese país; esa información revela eficiencia de los grupos de inteligencia policíaca y, a su vez, despierta el interrogante del porqué no se ha comportado de manera similar en el caso de Duarte de Ochoa, quien lleva varios meses desaparecido sin ser localizado. ¿Por qué la diferencia en ambos casos?  He allí la cuestión.