¿Quién podría dudar que Martín Lutero con su movimiento de Reforma al interior de la Iglesia católica, apostólica y romana, paradójicamente a sus propósitos apoyó al fortalecimiento de esa institución milenaria?  Hombres al fin, quienes dirigían la Iglesia hace 500 años incurrían en corrupción, contra las indulgencias se levantó Lutero el 31 de octubre de 1517 exponiendo 95 tesis y publicó la Biblia traducida al alemán toda una revolución de su tiempo buscando “una revolución mental” pronunciándose contra la prohibición de leer la Biblia. Como sea, la sublevación de Lutero obligó a la Iglesia a revertir errores y modernizarse para así sobrevivir los 500 años transcurridos. Se dicen pronto y van por más.