El 4 de junio próximo la ciudadanía coahuilense tendrá oportunidad de decidir su destino político después de ser gobernados sucesivamente por los hermanos Humberto y Rubén Moreira, el primero de los cuales está señalado de enriquecimiento ilícito y operar con recursos de procedencia ilícita, el mismo del que AMLO asegura fue exonerado por Felipe Calderón por resolución de la PGR de 22 de octubre de 2012, que determinó el “no ejercicio penal” contra H. Moreira, aunque don Felipe lo niega. Verdad o no, consta en la realidad que nada se ha hecho contra el ex gobernador a pesar de múltiples señalamientos en su contra; ¿acaso es necesaria una alternancia en Coahuila para terminar con la impunidad?