Washington- 2017-04-1008:57:55- Con el ataque que lanzara el gobierno de Donald Trump en contra de Siria, la amenaza de una confrontación con Rusia es hoy en día más factible que nunca. Un choque se podría desencadenar entre estas dos potencias nucleares y con ello el inicio de la tercera guerra mundial.

Portaaviones estadounidenses han sido enviados a la zona marítima de Norcorea, mientras que Rusia ha movilizado a sus ejércitos y con ello crece la tensión y se prenden los focos rojos sobre lo que pudiera ocurrir en esta semana.

En cualquier momento habrá represalias del Estado Islámico con el respaldo encubierto de Rusia e Irán.

Por lo pronto el gobierno de Putin envió a las costas de Siria una fragata con misiles que puede llevar explosivos convencionales o cabezas nucleares, no se deja al lado que Rusia es el aliado más poderoso del régimen de Al Assad con poder aéreo.

Donald Trump es capaz de arrastrar a los Estados Unidos a una compleja y peligrosa guerra civil en Oriente medio. El mandatario ha demostrado que es un tipo duro y por lo tanto irresponsable y temerario.

Los presidentes de Rusia e Irán Putin y Rouhani coinciden que fue una violación el ataque de EU a la Ley Internacional, reclaman una investigación sobre el uso de armas químicas de la semana pasada.

La salida del presidente de Siria Bashar al Assad es inevitable afirmó Nikky Haley, embajadora norteamericana ante la ONU, mostrando un cambio total de la actitud estadounidense.

El cambio en el régimen sirio es considerado ahora como una prioridad, es obviamente lo que “estamos tratando de hacer al derrocar al gobierno actual”.

Con el ataque a las iglesias en Egipto la situación está más complicada y con ello el involucramiento de las dos grandes potencias nucleares que se amenazan con desatar represalias por estos ataques de las dos partes involucradas.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO