Francisco Valencia, uno de los muchos privilegiados por el duartismo con permiso para robar, fue detenido la tarde de ayer, apenas un día después de Mauricio Audirac, otro de los indiciados por la opinión pública como depredadores del presupuesto veracruzano. Valencia fue señalado no solo en la CAEV como un connotado prestidigitador del dinero público sino como enviado especial con maletas llenas rumbo a Michoacán para impedir la alianza PAN-PRD. Ahora está en Pacho Viejo, de donde habrán de removerse otros reclusos para dejar espacios a ex “servidores públicos” cuya ambición consistió en “blindar” su futuro, y vaya que lo lograron.