En Veracruz nadie ignora el alto grado de corrupción que campea en las corporaciones de tránsito en la entidad, es obvio que la ciudad de Veracruz no está a salvo de ese fenómeno, al menos durante el fidelato y el duartazgo fue una auténtica cueva de Alí Babá. Por este motivo, si la intención de la autoridad es realizar una limpieza anticorrupción en la corporación de tránsito en esa ciudad y no lleva ingredientes de venganza, bienvenida, por el bien de la población. De acuerdo al estado de Derecho, quienes fueron despedidos tendrán oportunidad para defenderse y, de no estar involucrados en lo que se les imputan, podrán obtener la indemnización correspondiente o su reingreso al trabajo.