De acuerdo a la percepción de la corriente perredista Nueva Izquierda, léase los Chuchos, el PRD está en riesgo de quedar en cuarto lugar en las elecciones por venir. Según Jesús Ortega, en ese partido se han repetido las estrategias y el discurso hasta convertirse en “anacrónicos y obsoletos”. Sin embargo, consideran que podrán ser “definitorios”; esto es, su posición en el diagrama político mexicano los habilita para convertirse en un partido gozne, lo cual solo es posible si establecen alianzas con otras siglas. Y eso es precisamente lo que hacen.