Xalapa- 2017-04-0214:58:53- Leticia Rosado / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

A poco más de dos meses que se celebre en la entidad el proceso de selección de los 212 presidentes municipales, regidores y síndicos, los obispos de Veracruz se pronunciaron porque se pueda llevar a cabo un proceso transparente, ordenado y acompañado de una nutrida participación y evitar el \”juego sucio\” de los ataques o descalificaciones sin fundamento.

También alertaron sobre la pretensión de perpetuar sin mérito a las mismas familias en el poder.

A través de un comunicado firmado por el arzobispo del arquidiócesis de Xalapa Hipólito Reyes Larios y nueve obispos hicieron un llamado a la feligresía para que participen en la renovación de los servidores públicos.

Además de convocar a una “campaña de oración” durante todo el mes de mayo, previo a la elección del 4 de junio próximo.

“Oremos al Señor para que nos conceda vivir un proceso transparente y ordenado, acompañado de una nutrida participación. Invitamos a promover en nuestros templos y capillas una ‘campaña de oración’ durante el mes de mayo previo a la elección”.

De igual manera, indicaron que en cuanto dependa de los fieles católicos los conminaron a, tratar de vivir en paz con todos: “No te dejes vencer por el mal. Por el contrario, vence al mal, haciendo el bien”.

Además del Arzobispo Reyes Larios, quienes signaron el llamado son: Sergio Obeso Rivera Arzobispo Emérito de Xalapa; Rutilo Muñoz Zamora, Obispo de Coatzacoalcos; Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, Obispo de Veracruz; José Trinidad Zapata Ortiz, Obispo de Papantla; Eduardo Porfirio Patiño Leal, Obispo de Córdoba; Eduardo Cervantes Merino, Obispo de Orizaba; Juan Navarro Castellanos, Obispo de Tuxpan; Fidencio López Plaza, Obispo de San Andrés Tuxtla; Rafael Palma Capetillo, Obispo Auxiliar de Xalapa y Lorenzo Cárdenas Aregullín, Obispo Emérito de Papantla.

En donde afirmaron que la fe reclama de los cristianos asumir su compromiso social como ciudadanos.

“Como ciudadanos estamos llamados a participar en el proceso que ya se está iniciando rumbo a la elección de los presidentes de los 212 municipios que integran nuestro Estado de Veracruz: servidores públicos que por un período de cuatro años, habrán de presidir y encauzar la vida, las expectativas, los proyectos y fuerzas que nuestras familias aportarán para el ‘bien común’”.

Consideraron que este “bien común” debe prevalecer sobre cualquier otro tipo de interés o criterio.

Ante la dramática crisis moral que ha afectado la convivencia política y social de las familias en nuestro Estado de Veracruz, por la persistencia de situaciones de corrupción, violencia, agravios a la dignidad y a la vida humana; ante la impunidad y la insatisfacción de los anhelos de bienestar y equidad: “la participación de todos es fundamental para hacer posible un futuro esperanzador con las mejores garantías que nos permitan avanzar hacia una verdadera transformación”.

Entendiendo que el Municipio lo conforman tanto la población, como el territorio en que se asienta y el gobierno que lo preside integrado por el alcalde y su cabildo. La máxima autoridad reside en el pueblo que elige, y los que resultan electos asumen la responsabilidad de ponerse al servicio de todos los ciudadanos por igual. A la autoridad deberán preocuparle igualmente los habitantes de la cabecera municipal, como la de los pobladores de las comunidades o congregaciones más alejadas.

Recordaron que en la actual legislación se presentarán candidatos propuestos por partidos, alianzas o por grupos que apoyan algún candidato independiente. Tocará a cada ciudadano hacer su propio y libre discernimiento sobre los candidatos y sobre quienes los postulan: Cuáles valores proponen, cuáles son sus convicciones y estilo de trabajo, su ideología y los resultados que han dejado a lo largo de su trayectoria política o ciudadana en el pasado.

“Los votantes sabrán detectar la integridad de su familia, su cercanía con el pueblo, así como la coherencia en cuanto a su capacidad de servicio, honestidad, transparencia y consistencia para mantener la palabra dada”.

El ciudadano atento no se dejará llevar -afirmaron- por las apariencias, ni por quienes buscan comprar su voto a través de presiones o a cambio de dádivas y promesas de cargos políticos, o por la pretensión de perpetuar sin mérito a las mismas familias en el poder.

Finalmente invitaron a los candidatos y partidos a evitar el juego sucio de los ataques o descalificaciones sin fundamento, que no corresponden a una democracia seria y madura, denigran más a quienes lo utilizan, y dificultan a futuro la convivencia social.

“Que los candidatos se distingan, más bien, por propuestas claras, plataformas objetivas y realistas, cuyos compromisos estén en posibilidad de cumplir. Que sean buenos administradores y eviten el endeudamiento irrazonable que hipotecan el futuro de las generaciones”, concluyeron.