Los hechos le dan la razón al polémico abogado Jorge Reyes Peralta, quien le recomendó al fiscal general del Estado capacitarse en el nuevo sistema de justicia penal. Es de antología el papelón realizado por la Fiscalía en el caso del desafuero del diputado federal priista Tarek Abdalá Saad. Para un abogado litigante que se respete un poco, el asunto es “de kínder”.

Resulta que el ministerio público no impugnó en tiempo y forma la suspensión definitiva dictada por un juez federal, debido a que el abusado señor Tarek Abdalá había conseguido un amparo federal. Esta fatal omisión impidió que la Cámara de Diputados pudiera quitarle el fuero a Saad, contra todas las rabietas que pudieran hacerse acá en el Gobierno del Estado.

El accionar era tan elemental que hasta se antoja pensar mal en un tema en el que están involucrados ¡23 mil millones de pesos!, de los cuales Tarek debió repartir varios, derrochar algunos cientos, pero de cuya bolsa debe guardar muchos millones más.

¿O acaso la Fiscalía de veras está formada por puro p……., como han insistido Jorge Reyes Peralta, Fidel Guillermo Ordóñez y otros?