La simulación fue uno de los atributos más acentuados durante los desgobiernos de Fidel Herrera y de Duarte de Ochoa, cuando el discurso decía una cosa que en los hechos no existía: con Fidel la construcción de puentes fue una proverbial mentira, con Duarte el Veracruz del cambio existía solo en su retorcida mente. Por esto es que no causa extrañeza lo que afirma el director general de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, sobre los diez centros 10 centros de acopio de leche Liconsa que nunca funcionaron; era tan manifiesto el desinterés de Fidel y de Duarte sobre la buena marcha de los asuntos públicos que ese mismo fenómeno se repitió en todos los ramos.