Agencias

La Antigua, Guatemala.- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) concluyó su Reunión de Medio Año en esta ciudad tras cuatro días de seminarios, paneles y presentaciones especiales sobre el presente y el futuro de la industria de la prensa y, en particular, la discusión en torno a las dificultades que afectan el desempeño de la libertad de prensa en las Américas.

No sólo  los gobiernos intentan intervenir en los contenidos editoriales de los medios de comunicación mexicanos, sino también los narcotraficantes, es la conclusión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en su reunión de medio año, realizada en Guatemala.

La SIP refiere que México ha sido el país de América con un mayor número de periodistas asesinados en los últimos cinco meses.

“No sólo las autoridades, locales y nacionales son las que intentan intervenir los contenidos editoriales de los diarios y los medios, sino también los narcotraficantes”, destacó la SIP.

Calificó de “alarmante” que los asesinatos de periodistas en países de la región continúen sin disminuir; y señala que es igualmente grave que en casi todos los casos los autores de estos crímenes gozan de “total impunidad”.

México es el país con más periodistas asesinados en el corto periodo ocurrido entre la 72 Asamblea General de la SIP, que se celebró del 13 al 17 de octubre en la Ciudad de México, y la reunión de medio año que concluyó ayer en Guatemala.

“Lo más alarmante son los asesinatos de periodistas, que continúan semestre tras semestre sin disminuir. Esta vez, 13 periodistas perdieron la vida desde la reunión en la Ciudad de México, sólo por dedicarse a informar a sus comunidades: cinco murieron en México; tres cayeron en Perú; dos en Guatemala; dos en República Dominicana y uno en Honduras”, se indicó en el informe.

La organización destacó que en 22 entidades del país han ocurrido ataques, crímenes o desapariciones de periodistas desde la década 1980; enlista a Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Chihuahua, Ciudad de México, Coahuila, Durango, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz como los estados donde se han presentado estos hechos.

También le exigió emitir una alerta a los gobiernos federal y de los estados de Chihuahua, Coahuila, Jalisco, Morelos y Tamaulipas por los asesinatos de Jessica Elizalde de León, Fernando Martínez Ochoa, Cuauhtémoc Ornelas Ocampo, Abel Bueno León, Margarito Morales Ramírez, Enrique Peralta Torres, José Luis Rojas, Benjamín Flores, y Mario Morales Palacios, cuyos expedientes “no han sido cerrados, en los que ninguno de los responsables permanece en prisión y en algunos casos ni siquiera fue aclarado el crimen