Sociedad 3.0

Asesinatos, embolsados, atracos, persecuciones y secuestros fueron la nota predominante de este domingo en varias regiones del Estado, donde los delincuentes actuaron inclusive con desfachatez y audacia, confiados en su impunidad.

En Coatzacoalcos fueron asesinados a balazos dos mujeres y un hombre después de asistir a misa, ante los propios ojos de los feligreses, en la calle Cándido Aguilar de la colonia Adolfo López Mateos.

También en el sur del Estado, pero en Cosoleacaque, fue hallado el cuerpo de un joven, con evidentes huellas de tortura, a la vera de la autopista entre Acayucan y Minatitlán.

Por la mañana, entre Rinconada e Ídolos, fueron encontradas seis bolsas a la orilla de la carretera, que contenían restos humanos de varios cuerpos que fueron despedazados.

Se reportó que el sábado fue perseguido y balaceado el ex alcalde de José Azueta, Ginés Ernesto Diez Bravo, cuando circulaba por la población a bordo de su automóvil, sobre las calles Revolución y Libertad, pero logró huir y ponerse a salvo.

En Córdoba, también durante la noche del sábado, un comando interceptó, golpeó con crueldad y despojó de su unidad a una conductora de un tráiler que transportaba sustancias químicas y la dejaron abandonada, lo mismo que al camión cerca de Cotaxtla.

En la tarde del domingo, en la ciudad mencionada fue ejecutado de tres balazos un hombre en el interior de su vivienda, en la avenida 31, entre las calles 23 y 25, colonia Aguillón Guzmán.

Y en Tantoyuca, al norte del Estado, fueron secuestrados y permanecen privados de su libertad una mujer y un menor de edad. Además, durante la semana fueron secuestrados dos profesores que más tarde aparecieron sin vida en una parcela.

En Coatzacoalcos.
En Cosoleacaque