Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
12 de mayo de 2017

*Veracruz: la Joya de la corona
*Marié será regresado a Perote

ASI COMO Veracruz se ha convertido en “el diamante de la corona” para el Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, pues dependiendo del resultado que obtenga la alianza PAN-PRD en el puerto se podrá medir, en parte, la aceptación o rechazo que tiene el mandatario en funciones de cara al 2018, cuando pretende postular a su otro hijo Miguel Ángel Yunes Márquez como sucesor, Perote y la región son puntos claves para el oriundo de Soledad de Doblado, ya que si logra derrotar a los abanderados del PRI que contenderán en en esos municipios, lo más probable es que ate las manos al Senador José Francisco Yunes Zorrilla que ha decidido reaparecer para defender la plaza ante la pasividad de un dirigente Estatal del PRI que ni se ve ni se oye, y que podría pasar a la historia como el que más municipios perdió en un proceso electoral, “mérito” que actualmente detenta el propio Yunes Linares cuando en tiempos de Patricio Chirinos, siendo dirigente Estatal del “tricolor” le arrebataron 107 de las, entonces, 210 alcaldías, en lo que constituido –hasta ahora- la peor debacle de ese partido.

TAL VEZ por ello, el pasado martes pocos notaron que el flamante subsecretario de economía, Paul Martínez Marie, alcalde con licencia de Perote y ex aliado de Pepe Yunes, solicitó al Congreso del Estado la revocación de la licencia solicitada para ingresar al gabinete Estatal yunista, a fin de reinstalarse en el cargo de Presidente Municipal Constitucional “para poder concluir el mandato que le confirieron los ciudadanos”. Marié –dicen los que saben- habría prometido a Yunes Linares ganar el distrito que es feudo de la familia Yunes Zorrilla desde hace muchos años, y a la cual juró amor eterno, pero se impuso la traición y en la pasada elección para Gobernador maniobró para que el favorecido en la demarcación resultara ser el, ahora, Gobernador que en recompensa lo insertó en su gabinete.

ASEGURAN AUDITORES del Órgano de Fiscalización Superior del Estado que Marié dejó un “cochinero” en el ayuntamiento que ahora quiere recuperar, ya que las principales obras fueron asignadas a su padre adoptivo a quien entregó, además, diversas prebendas que la administración que le sucedió no estaba dispuesta a solapar, y en ese tenor pidieron una auditoria que comienza a arrojar excremento. Por esa razón, y porque le urge maniobrar para poderle cumplir a Yunes Linares con el triunfo del PAN-PRD en Perote, es por lo que desea regresar a solo cinco meses de haberse separado, tiempo en el cual se le rebelaron los enanos a tal grado que muchos subalternos que había dejado insertados fueron despedidos bajo el argumento de haber incurrido en actos deshonestos.

Martínez Marie es un hombre de traiciones. A José Francisco Yunes Zorrilla, el Senador priista que lo ayudo bajándole recursos Federales para que se luciera como alcalde, lo cambió por Miguel Ángel Yunes Linares todo porque no fue nominado candidato a la diputación que, de acuerdo a las encuestas de ese tiempo, habría perdido vergonzosamente, sobre todo por el pobre desempeño que venía realizando como munícipe. Dicen que Paúl se sentía respaldado por el Movimiento Nacional de los 400 Pueblos ya que es cuñado de Marco Antonio del Ángel, el heredero de ese movimiento ahora que el “patriarca” se encuentra en prisión, pero el hijo de César, simple y llanamente, no lo quiere, ya que le conoce infinidad de anormalidades. Por ello el distanciamiento entre cuñados que en más de una ocasión ha estado a punto de llegar a las manos.

POR LO pronto José Francisco Yunes Zorrilla recorrerá el Estado –y distrito- en apoyo a los abanderados de su partido, pues de la estructura que construya y de los triunfos que coseche dependerá la postulación a la Gubernatura en el 2018, pues está claro que aunque Héctor Yunes Landa –ese sí, primo hermano de Miguel Ángel- jure y perjure que será el ungido, en México un perdedor será siempre un perdedor. El PRI, sin embargo, tendrá que renovarse al concluir la elección, y lo más probable es que el sucesor de Renato Alarcón sea el actual alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, un joven que, sin duda, le daría frescura al “tricolor” pero, sobre todo, movilidad.

UN CAMBIO de estafeta en el PRI Estatal le daría, también, a Pepe Yunes un nuevo rostro, sobre todo si decide sacudirse a esa pléyade de vividores que medran con su nombre; una recua de viejitos sin oficio pero con muchos beneficios que no lo dejan ni a sol ni a sombra, y que solo esperan ser acomodados como burócratas o “representantes populares” en cualquier espacio, pues lo suyo es succionar al erario sin más argumento que mantener su record de vividores.

ALGUNA VEZ me preguntó Pepe Yunes que debía cambiar para recuperar la confianza ciudadana tras el descalabro del PRI en las pasadas elecciones de Gobernador, y la respuesta fue inevitable: -deshazte de esa parvada de vividores que medran con tu nombre; de los mismos ´viejitos´ de siempre y vuelve la vista hacia los jóvenes. En las universidades hay un caudal de muchachos que quieren participar y que no encuentran espacios; que quieren un cambio pero que se decepcionan de la política y de los políticos caducos y acartonados en el mismo discurso. De esos jóvenes hastiados de promesas de cambio que se topan con algo peor a lo que ya habían vivido”.

Y ES que Pepe es un líder joven y con ideas renovadas, y aunque en la antigua Tenochtitlán el Consejo de Ancianos era respetado y atendido por los monarcas o Tlatoanis, en México la mayoría de los políticos viejos están maleados; son gente que crecieron en medio de una corrupción galopante que les permitió acceder a un poder que no se acostumbran a perder, y a decir verdad, nadie cambia después de los 60 años y, por consiguiente, nada enseñan a un Yunes Zorrilla que aspira a Gobernar Veracruz, y que podría hacerlo siempre y cuando se sacuda a esas lacras que solo utilizan su nombre para escalar posiciones, y que los Aztecas definían de la siguiente manera: “El mal viejo finge mentiras, es mentiroso, borracho y ladrón; es caduco, fanfarrón, es tocho, miente y finge”, aunque reconocían a los buenos viejos como: “cano, tiene la carne dura, es antiguo de muchos días, es experto, ha experimentado muchas cosas; ganó muchas cosas por sus trabajos. Tiene fama y honra, es persona de buenos consejos y castigos; cuenta las cosas antiguas y es persona de buen ejemplo”. Ojalá Pepe sepa distinguirlos. OPINA carjesus30@nullhotmail.com