Para combatir la corrupción se requiere voluntad, alejarse de la simulación, abandonar el discurso estéril, desoír la recomendación cómplice y actuar con auténtico afán contra esa lacra social. De allí la importancia de la Comisión legislativa a cargo del senador Héctor Yunes Landa, quien tiene la oportunidad de aportar su grano de arena; sin embargo, Frentes Políticos, de Excélsior, le recuerda: “De enero a abril de este año suman 33 los asuntos de corrupción turnados a la Comisión que encabeza Héctor Yunes para que analice si procede que el pleno conozca de estos hechos; pero concluyeron los periodos ordinarios de sesiones sin que el Pleno se pronunciara en ninguno de los casos…”. Habrá de esperar el informe que rinda esa Comisión pues revelará el grado de su eficiencia o inoperancia.