En grave predicamento se encuentra el presidente del Tribunal Electoral de Veracruz, Roberto Sigala, por aprobar la devolución de la candidatura perredista a alcalde de Emiliano Zapata a quien originalmente se le había denegado. Lo grave es que el magistrado electoral que votó contra la resolución del presidente alega no haber conocido el dictamen con la debida antelación, cuando el alcalde del referido municipio ya tenía antecedentes del caso. Ahora, los inconformes con el fallo acusan a Sigala de corrupción y aseguran lo demandarán ante la contraloría del órgano jurisdiccional. Los dictámenes de un Tribunal Electoral deben ser emitidos conforme a Derecho, apegados a la norma jurídica vigente, sin resquicios de ninguna naturaleza para acreditarse la calidad de inapelable; es decir, debe ser y parecer honesto.