Xalapa- 2017-05-1110:50:27- Rosalinda Morales

En Veracruz hay altos índices de contaminación en las 14 cuencas del Estado, informan organizaciones ambientalistas como La Vida entre otras a Leo Heller, Relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que visitó Veracruz.

El derrame de hidrocarburos es el que más afecta las cuencas de ríos y esteros de agua, pero también proyectos de presas hidroeléctricas y proyectos de fracking.

En medio de la abundancia de agua, Veracruz “es uno de los estados del país donde más dificultad tiene los sectores económicamente golpeados para ejercer su derechos y esto tiende a agravarse”, expusieron organizaciones ambientalistas como La Vida, entre otras a Leo Heller, Relator de la ONU, que visitó Veracruz.

“Los problemas relacionados con los derechos al agua y al saneamiento son particularmente visibles en Veracruz, donde datos oficiales muestran serios problemas, por ejemplo, la infraestructura hidráulica está deteriorada; hay deficiencias graves en los modelos de administración y gestión en los organismos operadores de agua. La cobertura rural del alcantarillado no llega a 63 por ciento, es mínimo el porcentaje de las aguas servidas que recibe algún tratamiento y existen altos índices de contaminación en las 14 cuencas del Estado”, expuso Leo Heller derivado del foro al que asistió.

Amén de ello se erigen nuevas amenazas como es que se proyectan más de un centenar de proyectos hidroeléctricos y mineros a cielo abierto, en particular los de Caballo Blanco y El Cobre, en las inmediaciones de la única planta nucleoeléctrica del país.

En la reunión efectuada en el municipio totonaco de Filomeno Mata, Veracruz, participaron los pueblos totonaco y maseual de la Sierra Norte de Puebla, y organizaciones como CORASON (Coordinadora Regional de Acción Solidaria en Defensa de la Huasteca y el Totonacapan), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA), el Consejo Tiyat Tlalli, la Cooperativa Tosepan Titataniske y la Alianza de Comunidades en Defensa de los Ríos Bobos-Nautla y Tecolutla, los cuales expusieron 6 casos que expusieron las violaciones a Derechos Humanos y Acceso al Agua y Salud, provocadas por proyectos mineros, hidroeléctricos, contaminación y la falta de infraestructura.

Posteriormente se dirigió al ejido Emiliano Zapata en el municipio de Papantla, Veracruz, para un recorrido donde pudo ser testigo de los graves daños provocados por la industria de los hidrocarburos a fuentes de agua para uso humano, afectando la disponibilidad, accesibilidad, y calidad del agua.

En reunión privada con organizaciones como LAVIDA, RUDH, y la Alianza Mexicana contra el Fracking, pudo escuchar el testimonio de habitantes del municipio Francisco Zeta Mena en Puebla que también sufren los daños a fuentes de agua dulce por la extracción de hidrocarburos con la técnica de fracking.

Además se señaló la opacidad, nula información y consulta para la implementación de esta técnica. Se destacó que el fracking implica el uso desmedido de agua dulce (la cual es mezclada con un cóctel de sustancias tóxicas) y su contaminación poniendo en riesgo el agua para consumo humano.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO