O P I N I O N
Por: Mario Javier Sánchez de la Torre

Todas las actividades que desempeñamos en la vida debemos hacerlas de la mejor manera posible, si es que deseamos obtener el éxito en éstas.
En especial aquellas que marcarán nuestra existencia de una forma trascendente y por tanto también influirán en la vida de nuestros seres queridos y todos aquellos que están dentro del ámbito al que pertenecemos.
Así tenemos que de algunos años a la fecha hemos estado viviendo la incursión de personas que sin dedicarse a la actividad política en forma digamos, profesional, han estado incursionando en ella a través de participar como candidatas y candidatos a diferentes cargos de elección popular, teniendo en algunos casos un gran éxito y en otros no tanto, hasta aquellos que han fracasado en su intento en forma contundente, lo que no a todos, pero sí a algunos de ellos, le ha dejado una importante experiencia, que en algunos casos puede que sea positiva y en otros no tanto.
Lo anterior viene a comentario porque especialmente aquellas personas que son inexpertas en las lides políticas y también en algunos casos aquellas que tienen experiencia, al integrar sus equipos de campaña con el que participarán en la contienda electoral, lo hacen, especialmente por razones de tipo económico, con amigas y amigos que se ofrecen a participar trabajando gratuitamente con el afán de apoyar a la candidata o candidato, pero que en la mayoría de los casos, independientemente de sus buenas intenciones, lo que seguramente se les agradece, carecen de la experiencia necesaria para poder desempeñar las diferentes e importantes tareas que se deben llevar a cabo en toda campaña política-electoral, en forma adecuada si se desea triunfar o por lo menos hacer un papel decoroso. Pero recordando siempre que lo importante en una campaña político-electoral es ganar, no ahorrar dinero.
Situación que lamentablemente hemos detectado se está presentado en algunos de los contendientes en el proceso electoral actual, con el cual se cambiarán los gobiernos de los 212 municipios del Estado de Veracruz. De lo que nos hemos percatado, no porque seamos expertos en la materia, pero sí, las aproximadamente nueve o diez campañas político-electorales en las que hemos participado, tanto a nivel municipal, estatal y federal, nos permiten darnos cuenta de cómo en algunas campañas los respectivos equipos están trabajando.
Problemas que por razones obvias se presenta más en equipos de campaña de aquellas y aquellos candidatas y candidatos que por primera ocasión están incursionando en el cuestionando y desprestigiado ámbito de la política en esta nación, concretamente aquí en Xalapa.
Es por lo citado que se está muy a tiempo de corregir lo que no está funcionando adecuadamente, lo que puede detectarse haciendo el análisis diario al final del día, de todo aquello que salió bien, lo que no se pudo llevar a cabo aunque estaba en el itinerario y lo que definitivamente salió mal. Cómo, analizando el por qué salió mal o no salió, tanto por fallas del personal del equipo de campaña, como las externas, pues las hay de las dos.
Algo que la experiencia en este tipo de importante actividad enseña, es que lo más adecuado, es que el Coordinador de la Campaña, como las personas que tienen la responsabilidad de alguna área, tengan experiencia al respecto. Hasta el lunes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Vier. 5-mayo-17)