Las encuestas supuestamente levantadas en Xalapa revelan la incertidumbre sobre el resultado del referéndum del 4 de junio; aunque los interesados en meter leña al fuego coinciden en ubicarse apenas detrás de Morena, no están reflejando la realidad del veredicto ciudadano en la jornada electoral y cada encuesta señala lo que quien paga quiere. Hasta hoy, último día de la campaña electoral, la moneda está en el aire, ningún candidato ni partido alguno puede dar por asegurado su triunfo; de diez candidatos cinco son competitivos con la variedad de sus matices. Xalapa cuenta con una ciudadanía madura, ojala lo exprese con certero juicio el 4 de junio.