O P I N I O N
Por Mario Javier Sánchez de la Torre

A solamente doce días que se lleve a cabo la jornada electoral a través de la cual se renovarán los 212 gobiernos municipales de esta entidad, la situación del medio político veracruzano está bastante revuelta.
La causa, la falta de efectividad del autollamado “gobierno del cambio”, ya que su titular se ha dedicado a pelearse con personajes de la política nacional, con el afán de aparecer en ese ámbito político, pues los sueños monárquicos que tiene, lo están llevando a soñar, azuzado por sus corifeos, con un sueño guajiro todavía más irreal de que puede llegar a ser el rey.
Así tenemos que desde la primera vez que el líder moral del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Andrés Manuel López Obrador, durante el presente proceso electoral vino de gira por este Estado, de inmediato busco la forma de enfrentarse con él, buscando cualquier pretexto, con lo que inició su deseo de figurar en el medio político nacional.
Enfrentamientos que como es lógico solamente han sido verbales, pues sus negras intenciones es que solamente lleguen a los medios de comunicación y en especial a aquellos que tiene maizciados y que son fuera de esta entidad federativa, pues no tiene ningún caso que aparezcan sus ocurrencias en las medios de comunicación locales o estatales, ya que la intención es llamar la atención en el ámbito nacional, cueste lo que cueste y eso que no hay dinero y el estado financiero de Veracruz está en quiebra total.
Pero lo más triste de este aburrido y corrupto asunto -porque gastarse el dinero de los veracruzanos en intereses personales es corrupción, ya que no es para eso- es que desde el primer enfrentamiento ha estado perdiendo, en otras palabras el llamado “pejelagarto”, como el apodo lo indica, se ha comportado así, y siempre le ha revirado en forma tal, que lo exhibe en diferentes formas, poniéndolo en ridículo, llegando al extremo de manifestar que no viene a debatir con él, porque se le pierde la cartera. Acusación que ha hecho en varias ocasiones, sin que de parte del aludido hasta el momento haya habido alguna respuesta de inconformidad o negativa como se espera en casos como el señalado, en que se nos tacha de personas no muy honestas o de fiar.
Así tenemos que en estos improductivos menesteres para todos los que vivimos aquí, que se pagan con el dinero de nuestros impuestos, se han pasado ya casi seis meses de este minigobierno, del cual ya se fue la cuarta parte y de lo prometido en campaña, muy poco se ha podido ver. Y lo principal que fue la detención del obeso hampón Duarte de Ochoa, esta correspondió al gobierno de la República Mexicana y del vecino país de Guatemala, por lo que las autoridades del “gobierno del cambio”, nada tuvieron que ver.
Pues así, llevamos ya seis meses, con un crecimiento de la deuda del Estado y no alguna reducción, con todo y el despido de miles de trabajadores del gobierno estatal, lo que ha aumentado el desempleo, y esto como se informó hace uno o dos días, por el propietario de una empresa de seguridad, que el asalto a los bancos ha aumentado en un mil por ciento, así como lo que estamos viviendo a diario aquí en Xalapa, también el aumento de asaltos a las casa habitación y a ciudadano de la calle, a usted y su servidor, estimado lector.
Dentro de este ambiente de ingobernabilidad se está llegando a la jornada electoral, que será de gran importancia para la sucesión del próximo gobierno del Estado de Veracruz y por consiguiente del país. Hasta el viernes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com