Rúbrica

Por Aurelio Contreras Moreno

Muy poco le duró al régimen yunista su “triunfo” por la detención del líder del Sindicato de Trabajadores de TenarisTamsa, Pascual Lagunes Ochoa, preso desde el pasado jueves.
El gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares prácticamente dobló las manos ante la amenaza de la empresa de cerrar operaciones en Veracruz, luego de las pérdidas económicas sufridas desde la semana pasada por el paro de labores de los seguidores de Lagunes, mismo que le costó millones de dólares a la principal proveedora mundial de tubos de acero para la industria petrolera.
Tuvo que venir a Veracruz el mandamás de TenarisTamsa, Paolo Rocca, para hacerle ver al gobierno veracruzano que, al menos en su negocio, no les gustan los cambios ni las alternancias en el poder, y que prefieren seguir con el mismo líder del sindicato con el que estaban.
Así que en un hecho inédito que muestra de qué manera se puede torcer la ley cuando se busca privilegiar el interés del gran capital, el gobierno estatal dio marcha atrás a un proceso laboral que se supone era cosa juzgada, gracias a la presión que metió el argentino Rocca.
A través de un breve comunicado difundido la noche de este martes, TenarisTamsa dio a conocer que “nos han informado que a través de la resolución 211/DGRA/23-05-17/1045 de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPSP), con fecha de hoy, la toma de nota otorgada al Sr. José Carlos Guevara Moreno y su comité ejecutivo, ha quedado sin efectos”.
Hacia el mediodía, Paolo Rocca había declarado a los medios de comunicación que “la empresa en ninguna condición va a reconocer como su líder (sindical) al señor José Carlos Guevara, que consideramos en este momento tiene una toma de nota que ha construido sobre un tema nulo. En este momento para nosotros, la toma de nota que tenía era la de Pascual Lagunes”.
El 14 de febrero pasado, la STPSP otorgó la toma de nota del contrato colectivo de trabajo de TenarisTamsa al grupo encabezado por José Carlos Guevara Moreno, rival de Pascual Lagunes, lo que dio pie a los enfrentamientos que terminaron con la refriega del 24 de marzo afuera de las instalaciones sindicales, que dejó un saldo de dos muertos, y por la cual Lagunes fue llevado a prisión hace menos de una semana.
Bastó una amenaza de Paolo Rocca de llevarse de Veracruz la mayor planta industrial privada del estado para que las autoridades laborales “reconsideraran” su decisión. Y como por arte de magia, ¡pum! TenarisTamsa anunció que “el día de hoy por la noche estamos reanudando operaciones” y hasta agradeció el “apoyo del Gobierno del Estado, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, los trabajadores y sus representantes sindicales, por haber contribuido a resolver este conflicto para bien de todos los que laboramos en la empresa, clientes, proveedores, familias y la comunidad veracruzana”.
Sólo que el conflicto está muy lejos de resolverse. Hay dos muertos y una veintena de heridos por causa de las prácticas gansteriles de Lagunes Ochoa quien, según trascendió, este mismo martes habría sido visitado en prisión por el gobernador Yunes Linares, y cuya liberación estaría por concretarse bajo alguna argucia legal.
¿Y el discurso de que nada ni nadie por encima de la ley?

Email: aureliocontreras@nullgmail.com
Twitter: @yeyocontreras