Aunque formalmente en Veracruz el PRD forma gobierno con el PAN y esa circunstancia ofrecería ciertas ventajas, no se refleja en los hechos. A pesar de tener la encomienda de seleccionar a solo 70 de las 2012 planillas municipales en la entidad, los encargados perredistas de esa responsabilidad no han demostrado capacidad operativa para cumplir con éxito esa encomienda; se comprueba en Emiliano Zapata en donde a diez días de la jornada electoral el Tribunal Electoral dispuso el cambio de candidato porque el PRD “no realizó la valoración de la documentación que había mandado el TEV…”. Parece que la crisis que sufre el PRD permea en todos sus niveles, pero el resultado electoral nos dará la mejor medida.