Josefina Vázquez Mota, perdedora en la elección presidencial de 2012, se resistía a participar como candidata del PAN al gobierno del Estado de México pues no es fácil digerir una derrota electoral; pero el liderazgo panista logró convencerla y sus inicios de campaña tuvieron signos optimistas, pero un mes después están hechos trizas porque doña Josefina no creció más. Su situación es preocupante, al grado que Ricardo Anaya se ha visto obligado a desmentir el rumor de una declinación panista a favor del candidato del PRD; lo peor es que aun así no pesaría para que el perredista Juan Zepeda obtenga el triunfo.