Para Andrés Manuel López Obrador el fraude electoral se ocasiona cuando una elección no lo favorece; es la cantaleta más socorrida en su discurso desde que se le conoce. Por eso no extraña que ahora anticipe un fraude “nunca antes visto” en el Estado de México, fraguado desde Los Pinos e involucra a Secretarios de Estado en ese menjurje, a funcionarios del Estado de México y gobernadores “que llevan maletas de dinero”. López Obrador ha utilizado esa estrategia para convertirse en víctima en caso que MORENA pierda y así iniciar el consiguiente movimiento de protesta, de utilidad para la campaña 2018, una más de entre las que iterativamente ha protagonizado hace ya casi 20 años, diciendo justamente lo mismo.