Cinco de los candidatos a la alcaldía Xalapeña aceptaron la prueba antidrogas, otros cinco no asistieron al análisis, sus razones habrán tenido, y acaso no precisamente porque tengan algo que ocultar, o quizá por eso, que todo es posible. Sin embargo, será un motivo más para la especulación morbosa y preocupante porque alimenta comentarios salerosos, precisamente cuando empieza a asomarse el veneno de la guerra sucia, como el que ya circula sobre una de las candidatas. Ojala allí le paren, porque en última instancia este es un proceso en el que solo uno va a obtener el deseado premio, todos se seguirán viendo las caras, y todos están contribuyendo a fortalecer la democracia.