El Partido Encuentro Social es uno de esos inventos del Sistema Político Mexicano que pronto se convierten en estorbo político y presupuestal pues nada resuelven y cuesta mantenerlos. Su carencia de estructura lo evidencia en cada elección pues su flaca militancia no le alcanza para postular en todos los ayuntamientos, como es el caso de Veracruz. Por supuesto, ave del pantano al fin, será interesante observar cómo librará su dirigente estatal las acusaciones por venta de candidaturas que se le atribuyen en varios municipios. Por lo demás, este partido de características presupuestívoras es una organización de circunstancias, viven mientras son útiles, después se van sin dejar huella.