No el poder en sí, sino la lucha por obtenerlo es el origen de la disputa entre los políticos; es un fenómeno milenario, consustancial a la política y a la naturaleza humana. Esa disputa interna en el PAN protagonizada por el expresidente Felipe Calderón mete fuerte ruido en el albiazul, la razón es la conquista de posiciones para la candidatura a la presidencia de la república. Lo preocupante para el panismo es una posible fractura en sus filas que le restaría fuerzas para competir con solvencia en 2018. Así teme la preocupada Josefina Vázquez Mota, quien desde su campaña en el Estado de México clama desesperada ¡Vaya, no me dejen sola! Y les recuerda que 2017 es antes que 2018.