Ya transcurrió la primera semana de campaña en Xalapa, ningún candidato puede presumir de llevar la delantera, no al menos en la manera que intentan hacerlo quienes difundieron una encuesta presuntamente encabezada por MORENA, seguido por Nueva Alianza, partido sin estructura y huérfano de Elba Esther. La intención es infantil, engaña bobos, pues pretende crear una idea muy ajena a la realidad planteando una supuesta y muy inexistente ventaja. Es obvio que la percepción orienta hacia López Obrador, doce años en campaña algún rédito dejan, más aún con enojo social. Pero una elección se gana en las urnas, precisamente cuando la percepción ya no cuenta sino la voluntad del votante y después de una campaña durante la cual ocurren muchos sucesos.