No es tarea fácil ordenar el comercio en vía pública y ajustarse a las disposiciones reglamentarias establecidas, lo complican la  pobreza y el desempleo, entre otros factores de orden económico que obligan a la gente a comerciar en ambulantaje para conseguir el sustento diario. Por su parte, la autoridad municipal debe hacer respetar los ordenamientos de comercio y estar atenta para evitar que malos elementos se dediquen a extorsionar al furtivo comerciante; por eso es necesario atender la denuncia de comerciantes de vía pública sobre presuntas extorsiones de inspectores municipales de comercio en su contra. Si no es verdad, es calumnia, si están en lo cierto es corrupción.