En Veracruz es difícil encontrar un ayuntamiento sin cola que le pisen, testimonio fiel de la inoperancia del Orfis, cuyas auditorías solo enfocan hacia donde conviene; así parece ocurrir en Tierra Blanca, donde el candidato del PANAL a la alcaldía denuncia al hoy diputado, Tito Delfín, de cuando fue alcalde haber pedido un préstamo para planta de tratamiento que no existe, como este muchos casos más. En el rango estatal, el Contralor, Guillermo Moreno, señala que hay 82 denuncias contra casi 150 funcionarios, de alto y medio nivel, de la administración duartista. Obviamente habrá más vinculados, que se mantienen en lo oscurito esperando se cumpla el término para presentar denuncias, noviembre próximo, y así poder respirar tranquilos para irse como el Jibarito.