“La izquierda unida jamás será vencida”, reza el canto de las marchas de protesta de quienes enarbolan postulados “de izquierda”; prácticamente negados en la realidad porque no están unidos y quizá ni de izquierda son. Ahora que López Obrador convoca, o más bien conmina, a la izquierda unirse a su proyecto por la presidencia de la república, Mancera le contesta que sería sin condicionantes y ya saltó otra liebre izquierdista, el senador Ríos Piter como posible candidato independiente para la presidencia de la república. Para quienes han pensado que López Obrador ya va en caballo de hacienda, esto es solo una probadita de lo que viene con las izquierdas mexicanas.