Los sondeos colocaban a Emmanuel Macron a la cabeza de las encuestas como posible ganador de la segunda vuelta electoral de Francia, acertaron sin duda porque obtuvo un 65.1% sobre Marine Le Pen, la representante de la Derecha en ese país, quien admitió su derrota no sin exhortar a sus seguidores a perseverar en el triunfo en las elecciones legislativas de junio próximo. Por lo pronto se alejó la amenaza de una Francia pugnando por salir de la Unión Europea y endureciendo su política antinmigrante como postulaba Le Pen. No obstante, los analistas no alejan la preocupación del significado de los votos obtenidos por Le Pen, la historia les recuerda el proceso de la ascensión nacional socialista en la Alemania de 1930-1933.