Ángel Rafael Martínez Alarcón

El proceso electoral para la renovación de los 212 municipios del Estado de Veracruz, será sin duda  el primero en un ambiente “ diferente”, por vez primera en 96 años en que un sólo grupo político manejaba las elecciones municipales desde las oficinas del Gobernador en turno. Es larga lista de las prácticas electorales del grupo Sonora quienes ganaron en la Revolución Mexicana, y desde 1929, con su brazo institucional del partido político: Partido Nacional Revolucionario,  Partido de la Revolución Mexicana y finalmente desde hace 71 años con el Partido Revolucionario Institucional. Las prácticas políticas del estado mexicano, la designación de alcaldes era una facultad casi constitucional del Presidente de la República de elegir o palomear a los candidatos a las alcaldías, en los últimos años fueron los gobernadores priistas en turno quienes elegían a los candidatos a las alcaldías.
En el gobierno de Patricio Chirinos  en 1997, su partido, el PRI pierde un gran  un  número  de alcaldías  que fueron gobernadas por el PAN y PRD.
Para el proceso electoral del presente año del 2017, en  el proceso interno de la selección de sus candidatos a presidentes municipales, y las planillas, y sobre todo las candidaturas a regidores, fue el mismo comportamiento de siempre las cúpulas partidistas  vendiendo las plazas en millones  de pesos, no hubo en el presente  proceso elecciones  internas, sino por designación  de los dedos de quienes controlan a los institutos  políticos. Las autoridades electorales del INE y del OLPE en Veracruz , con sus consejos, aprobados por Duarte de Ochoa, no estuvieron a la altura de vigilar el proceso. Son miles las anécdotas en los procesos internos de las precampañas, como la candidata de Morena por el municipio de las Choapas, por medio de vídeos filtrados a los medios de comunicación recogiendo donativos para el rey de la pureza republicana, y como siempre echándole la culpa a la mafia del poder, o el alcalde que no quiso pagar 50 millones para  su alfil para figurar en la lista de candidatos a regidores, o como registraron a Alejandro Montano Guzmán, en la obscuridad  de la noche  sin batucada ni movilización de los cuadros del PRI. En la Capital del Estado de Veracruz,  Morena la apuesta a la marca, sin importar quien  vaya de candidato. En la ciudad de Xalapa el electorado es muy complejo entre otras cosas los niveles de grados estudios del electorado;  solamente en 1997, ganó Rafael Hernández  Villalpando, han pasado 20 años y el PRI ha ganado de manera fraudulenta la alcaldía  de la ciudad Capital.
Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática van en  alianza , encabezando Ana Miriam Ferráez, mujer sin trabajo partidista, e hija de don Carlos Ferreaz Matus, candidato de Acción Nacional en 1997; con un interesante trabajo radiofónico desde hace muchos años. Hoy camina conjuntamente con los dos partidos políticos, pero sin dejar a fuera a la sociedad xalapeño.
Hay candidatos totalmente desconocidos, que sólo en sus medios y partidos los reconocen, pero a demás que no representan que sus propios intereses, de lograr los sueldos millonarios que paga el H. Ayuntamiento de Xalapa para sus regidores. En fin la única forma de hacer política en nuestro país es por la vida, es la corrupción de comprar y venta de votos, hoy se tiene la gran oportunidad que los ciudadanos transformen a sus municipios con la fuerza de la emoción de votos.