Armando Ortíz

En el estado de Chihuahua se vive una situación similar a la de Veracruz, al parecer el gobernador por dos años, Javier Corral, también decidió cortar los convenios a los medios de comunicación. Eso ha originado una situación muy parecida a la que se vive hoy en el estado de Veracruz. Sin embargo, en Chihuahua, ante la andanada de críticas al gobierno, se decidió hacer algo así como una lista negra. En esa lista negra hay 18 comunicadores de diferentes medios de ese estado, a quienes se les cataloga por su “peligrosidad”. A algunos se les califica como periodistas “de cuidado”, otros son “demandantes y críticos” y otros más son “incisivos y manipuladores”. Claro, este juicio parte de una oficina que se ha dado en catalogarlos. Ese catálogo de periodistas explica además las precauciones que se deben tomar con algunos a los que consideran de “más cuidado”, además del uso que estos periodistas dan a su medio: “pedir apoyos”, “manipular información”, golpear a alguna institución”. Llama la atención que la lista saliera en el Día de la Libertad de Prensa, justo el día que se debiera conmemorar la libertad de que gozan estos que ahora son acusados.

Listas negras de periodistas las hay; el problema es que las usen para hostigar
La lista negra de periodistas en Chihuahua indigna porque uno espera que un gobierno debe brindar garantías para que los periodistas realicen su trabajo en plena libertad, y en lugar de eso los tiene bien vigilados y hasta catalogados. Pero no hay de qué admirarnos. Ese tipo de lista la deben tener cualquier gobierno, ya sea estatal o federal. Y los mismos juicios que tienen de los periodistas de Chihuahua los han de tener de los periodistas de Tabasco, Guerrero, Puebla o Veracruz. Es parte del control que un gobierno debe tener. En el caso de Chihuahua lo lamentable es que la lista se filtrara a la opinión pública y esos calificativos que tanto ofenden al gremio, porque ofenden, nos muestren en que concepto se tiene a los trabajadores de la prensa. En estos casos lo grave sería que esa lista se utilizara para hostigar a los compañeros de los medios de comunicación, que se utilizara con el propósito de agredirlos o incluso de difamarlos. Listas pueden hacer cuantas quieran, pero que esa sea una lista negra que piensen utilizar para hacer daño al gremio sería verdaderamente reprochable.

Ruth Callejas dice que hay que hacer una «limpia de políticos ratas» y le entra una llamada de su papá
Resulta que la famosa #LadyDubái, la señora Ruth Callejas, hija del cacique romántico Juan Nicolás Callejas Arroyo, es secretaria general del Partido Nueva Alianza (Panal). En un spot que ya circula en redes sociales la maestra dice que «en Veracruz tiene que hacer una limpia, de políticos ratas, de porkys jueces (no #JuecesPorkys), del robo en abundancia». La señora Ruth Callejas, quien gracias a los políticos ratas y al robo en abundancia pudo viajar a Dubái y a otros lugares acompañada de sus amigas más íntimas, debería mejor quedarse callada. Ya en redes sociales le están contestando: «Bastante incongruente su mensaje, maestra, como hablar de ‘limpiar a Veracruz de Políticos Ratas’ si su papá Juan Nicolás Callejas Arroyo fue uno de los orquestadores del saqueo histórico a Veracruz, siendo coordinador de la Bancada Priista en el anterior congreso le aprobaron a Duarte todas y cada una de las iniciativas que enviaba!!» (sic). A esto es a lo que se le llama escupir para arriba.

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com