Andrés Manuel López Obrador es un político mexicano cuya trayectoria lo ubica siempre caminando al filo de la navaja, quién no lo recuerda encabezando marchas desde Tabasco al entonces Distrito Federal, o bloqueando calles y avenidas en la capital de la república, ya con el pretexto de defender la nacionalización petrolera, ya porque se decía víctima de la “mafia del poder” que le “arrebató” la presidencia de la república. AMLO es político contestatario, lucha contra el poder, y sin embargo busca denodadamente hacerse del poder. Ya mandó “al diablo a las instituciones” y a la “Mafia del Poder”, esto último es incluso un cliché de campaña para señalar sus fobias. Por esto llama la atención haya mandado a Peña Nieto una carpeta cuyo contenido supuestamente da cuenta del acrecido patrimonio de Yunes Linares. ¿Lo remite a Peña Nieto para que se investigue al gobernador de Veracruz? No, es solo para tener un argumento más de campaña para seguir alimentando la novela de su autoría: “La Mafia en el Poder”.