Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
29 de mayo de 2017

No fueron pocos los medios con los que Gina Domínguez hizo negocio. Los mismos dueños de esos medios lo presumían a sus iguales, se ufanaban de los recursos que la vicegobernadora les proporcionaba y hasta reconocían que buena parte del convenio terminaba en las arcas de la madame.

Ahora se sabe que con dinero de los convenios logró hacerse de medios de comunicación, especialmente radiodifusoras. ¿Cómo? El método que usaba Gina para obtener esas radiodifusoras era ofrecer al concesionario un convenio inflado, muy por encima de lo que valía la promoción en ese medio, para así ir pagando el costo, en abonos. Se sabe que en el sur se hizo de algunas empresas radiofónicas, asimismo Radio Capital y el periódico El Águila, que tenían su domicilio en la calle de Moctezuma en Xalapa, fueron de su propiedad vía prestanombres.

Gina Penando y los amigos gozando

Pero Gina no tuvo llenadera. La fuente de sus recursos estuvo también en aliarse con algunos periodistas, “amigos” suyos con quien se le veía en restaurantes compartiendo el pan y la sal. Amigos periodistas que no tuvieron empacho en venderle su pluma, en llenar de halagos al gobernador Javier Duarte, en mentir sobre su gobierno, en hacer apologías de sus desatinos y en encubrir sus aberraciones. A esos también les fue bien, pues la madame los tenía bien centaveados, pero ese también fue dinero mal gastado.

Ahora la señora se encuentra en la cárcel y debe responder por todo ese dinero derrochado, pero no sólo ella, también los medios que se prestaron para esos enjuagues deben responder. Ya están saliendo nombres: Grupo Sánchez Macías, Centinela, Othón González, los dueños de algunas radiodifusoras, Diario AZ, Marcha, El Número Uno, eso sólo por mencionar a unos cuantos que se valieron de su “amistad” con Gina para obtener convenios millonarios, inflados, injustificables, que sólo servirían para que la señora asentara más su poder.

Pero el poder, como el dinero, también se acaba. Hoy Gina está en la cárcel y por lo que se ve va a estar ahí un buen rato. Ella está en la cárcel y sus amigos están libres, gozando del dinero que ella les prodigó. ¿La van a ir a consolar a la cárcel? ¿Quién sabe? Quizá no se acerquen por miedo a que una vez entrando ya no los dejen salir. Gina está en la cárcel y el dinero que se robó se ira desvaneciendo. Esperemos que le incauten sus propiedades, esperemos que identifiquen a sus prestanombres, esperemos que den también con sus cómplices. Esperemos que en su caso se dé una sanción ejemplar, para que su crimen no se vuelva a repetir.

Sólo mi encuesta es la buena…

Ya empezaron a surgir las encuestas. Los candidatos que buscan la alcaldía de Xalapa, los que tienen posibilidades, sacan su encuesta. Los que no tienen ninguna posibilidad ni se toman la molestia, ¿para qué? Cada partido muestra las que más le favorecen, a estas alturas en que todavía quedan algunos indecisos eso les puede servir de algo, porque hay gente que se va con el ganador y mostrarse como el ganador funciona. En las redes sociales los partidarios de un candidato descalifican la encuesta del otro y suben la encuesta de su candidato, candidata y aseguran que esas es la buena. Pero a estas alturas, los que se han ocupado de analizar las campañas de los candidatos, saben cuál encuesta se acerca más a la realidad. En esta elección no hay un puntero absoluto, no hay un candidato que vaya a ganar de calle, en esta elección el voto ca a estar muy dividido.

aortiz52@nullhotmail.com