Ya está arraigando en nuestra cultura política electoral la presentación colectiva de candidatos a cargos de elección popular para presentar sus propuestas, debatirlas y convocar a su favor al electorado. Algunos de los participantes se preparan como si asistieran a un concurso de oratoria, otros para exponer su conocimiento sobre los problemas del contexto social que aspiran gobernar; al escuchar las propuestas nos percatamos de lo mucho que falta por hacer en Xalapa. Sin duda es un ejercicio democrático de gran valor, que requiere de una ciudadanía madura, critica, participativa, que aprenda a valorar lo que ve y escucha, de ese modo superaremos el nivel del político que aspira a servidor público con obligación de cumplir lo que se ofreció en campaña.