Redacción- 2017-05-0609:43:36- El hallazgo del cuerpo de una joven en Ciudad Universitaria generó una ola de indignación por el hecho y por la forma en la que las autoridades de la Ciudad de México dieron a conocer detalles del caso.

La tarde de ayer, estudiantes, principalmente mujeres, marcharon por las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En la manifestación también pudieron observarse familias con niños y activistas.

Lesvy Berlín, exestudiante del CCH, desapareció esta semana después de estar en este campus.

Dos días después de que el cuerpo de Lesvy fue hallado atado a una caseta telefónica dentro del campus.

La explanada principal de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales estaba llena. Cientos marcharon rumbo a la Faculta de Ingeniería, donde fue hallado el cadáver, y luego a la Rectoría para exigir el esclarecimiento del feminicidio.

“Si tocas a una, respondemos todas”, muestra un letrero. Ni una asesinada más, exigen.

Erick y Nibia, estudiantes que marcharon ayer, coinciden en que una marcha por sí sola no frenará los feminicidios, pero “es un llamado de atención a las autoridades” y al hacerlo visible debe “desencadenar” en más acciones.

Entre el grito “Lesvy somos todas, Lesvy no ha muerto”, caminaron rumbo a la caseta donde fue localizado su cuerpo.

Violencia de género

Los jóvenes acusaron que dentro de la universidad, reflejo de la sociedad, también hay violencia de género contra las alumnas y algunos se “resisten” a reconocer el problema.

“El dolor nos invade, pero lo transformamos en lucha”, dice otro letrero.

Además de estudiantes, algunas con prendas o banderas moradas, color simbólico del movimiento feminista, también se manifestaron adultos y niños.

“No fue suicidio, fue feminicidio”, gritaron una y otra vez, fuerte, junto con tamborazos. Se acercaron a la caseta. Pasaron por el pasillo de Ingeniería, conocido como el lugar del acoso sexual donde alumnas han sido víctimas de chiflidos y piropos sin su consentimiento.

A las 3:30 de la tarde, la movilización arribó a la caseta telefónica, donde colocaron flores como acto de “conmemoración y justicia”.

“No, no, no, no es un hecho aislado. Los feminicidios son crímenes de Estado”, gritaron entre las intervenciones durante el acto en la caseta telefónica.

“No existirán las bolsas suficientes para callarnos a todas”, leyó una mujer.

“‘Me avisas cuando llegues’, nos decimos entre nosotras porque sabemos en qué País vivimos”, leyó alguien más.

Durante un minuto se gritó, entre tamborazos y aplausos, “ni una más, ni una más, ni una asesinada más”.

Frente a la Rectoría, algunas mujeres encapuchadas escribieron en el suelo “UNAM feminicida”.

Revictimización

Ayer los usuarios de Twitter convirtieron en trending topic el hashtag #SiMeMatan como protesta a la manera en que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, reproducida por la prensa, abordó detalles sobre la joven de 22 años, no estudiaba y consumía bebidas alcohólicas y drogas, lo que consideraron que la revictimizó.

La información dada a conocer por la dirección de Comunicación Social de la Procuraduría capitalina fue cuestionada por cientos de cibernautas ya que revelaba detalles de la vida personal de la víctima que los usuarios consideraron “irrelevantes” e “innecesarios”, y que tenían la intención de revictimizar y justificar el asesinato de la joven Lesvy, de 22 años.

“Su madre y su novio aseguraron que ella no estudiaba desde 2014, y dejó sus clases en CCH Sur, donde debía materias” y “El día de los hechos, la pareja se reunió con varios amigos en CU, donde estuvieron alcoholizándose y drogándose”, fueron los tuits difundidos por el área de prensa de la PGJ y que horas más tarde fueron borrados por instrucciones mismas del titular de la dependencia, Rodolfo Ríos Garza, tras el escándalo que provocaron los tuiteros.

Según la explicación ofrecida por el funcionario capitalino en Twitter, los mensajes derivados de las primeras pesquisas y de entrevistas a la madre y la pareja de la mujer fueron inapropiados y alejados de todo protocolo, por lo que ofreció rectificar el “error” cometido por el área que encabeza su vocera Elena Cárdenas.

“He instruido a que se retiren de inmediato en las redes, toda vez que son contrarios a protocolos y principios de la PGJDF”, escribió en su cuenta de Twitter.

Y en un tercer mensaje resaltó “Jamás, la conducta, la vida privada o la condición social de una víctima afectará una investigación. He instruido a rectificar este grave error”.

Oleada de críticas

El rector de la máxima casa de estudios, Enrique Graue, expuso en un comunicado que “la autonomía no representa impunidad”. Ayer entregó videos al Ministerio Público y presentó testigos para apoyar la investigación del caso.

Graue reconoció que han sido “insuficientes” los sistemas de prevención y seguridad interna, por lo que se reforzarán acciones y habrá nuevas medidas dentro de la universidad. “La seguridad de los universitarios es responsabilidad del rector”, reconoció.

Amnistía Internacional demandó a las autoridades investigar el asesinato de Lesvy con perspectiva de género y de manera imparcial, así como identificar a los responsables porque, dijo, la impunidad fomenta la reiteración de casos similares.

El Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir señaló que “culpabilizar a la víctima es iniciar la larga cadena de impunidad”.

La organización México Unido Contra la Delincuencia resaltó en su redes sociales que los “Estereotipos y prejuicios NUNCA deben justificar un homicidio de una mujer”.

Mientras que la Central de Estudiantes Universitarios de la UNAM señalaron que el hecho pone en evidencia “el fracaso de las medidas de prevención y seguridad impulsadas por el rector Enrique Graue Wiechers, por lo que es urgente el replanteamiento de las políticas de la Universidad Nacional, no sólo las relativas a la prevención de la violencia sexual y de género, sino en general las destinadas a proteger a la comunidad universitaria”.

De acuerdo con datos del Inegi, de 2000 a 2015 se cometieron 28 mil 710 asesinatos violentos contra las mujeres en el país. Además, es característica que en los homicidios queden en impunidad, según un reporte de la Comisión para la Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres de la ONU.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO